Bonn Conference Logo
I*M EUROPE
Conference Home
Ministerial Declaration
DA DE EN FI FR 
GR IT NL PT SV 
Industrial Declaration
User Declaration
Theme Paper
Download Theme Paper
Programme
List of Participants 
List of participating 
European Ministers

Promoting Best Use, Preventing Misuse
Legal Advisory Board
Internet issues

Declaración ministerial

La República Federal de Alemania y la Comisión Europea han organizado conjuntamente la Conferencia Ministerial Europea titulada “Las redes mundiales de información: aprovechar su potencial”, celebrada en Bonn del 6 al 8 de julio de 1997.

Han participado en la Conferencia ministros de los Estados miembros de la Unión Europea, miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio y de los países de Europa Central y Oriental y Chipre, miembros de la Comisión Europea, distinguidos invitados de los Estados Unidos de América, Canadá, Japón y Rusia y representantes de la industria, de los usuarios y de organizaciones europeas e internacionales.

El objetivo de la Conferencia ha sido mejorar el conocimiento general del uso de las redes mundiales de información, señalar los obstáculos a su utilización, debatir las posibles soluciones y entablar un diálogo abierto sobre las posibilidades de ampliar la cooperación europea e internacional.

Por la presente, los ministros participantes de los Estados miembros de la Unión Europea, los ministros de los países de la Asociación Europea de Libre Comercio y los ministros de los países de Europea Central y Oriental y Chipre DECLARAN:

Una oportunidad para todos

  1. Los ministros consideran muy positiva la aparición de las redes mundiales de información, que constituyen un elemento de importancia fundamental para el futuro de Europa y una oportunidad para todos: empresas, tanto pequeñas como grandes, ciudadanos y administraciones públicas.
  2. Los ministros reconocen que los avances en las redes mundiales de información pueden afectar a todos los aspectos de nuestra sociedad, desde el comercio hasta la sanidad, pasando por la educación, el ocio, el ejercicio del gobierno y el de la democracia. Consideran que deben aprovecharse con la máxima celeridad y decisión las oportunidades que brindan las redes mundiales de información para beneficiarse de sus ventajas desde el punto de vista de la competitividad, el crecimiento y el empleo. Observan al respecto que Internet ya está empezando a crear nuevas empresas, nuevos servicios con alto valor añadido y, lo que es más importante, nuevos puestos de trabajo.
  3. Recalcan las peculiaridades y el carácter esencialmente transnacional de Internet, el ejemplo más notable de tales redes, características que la separan en casi todo de los medios de comunicación tradicionales. Señalan el papel pionero de la comunidad científica europea en el desarrollo de la World Wide Web y de las empresas y usuarios europeos en su crecimiento mundial.
  4. Las redes mundiales representan una poderosa influencia en los ámbitos social, educativo y cultural al ofrecer más recursos a los educadores, reducir los obstáculos a la creación y difusión de contenidos en distintas lenguas, compensar el efecto de la distancia en el caso de los usuarios alejados y ofrecer a los usuarios un acceso a las fuentes de información, cada vez más ricas.
  5. Señalan que es igualmente importante el hecho de que las redes mundiales de información convierten en realidades palpables la libertad de expresión y el acceso a la información. Las redes mundiales contribuyen a la democracia, al mejorar la comunicación entre los ciudadanos y sus administraciones y facilitar una participación activa en el proceso democrático.
  6. Los ministros reconocen que estas nuevas oportunidades conllevan nuevos desafíos. Especialmente, su acelerado ritmo de desarrollo puede suscitar incertidumbres tecnológicas y jurídicas que deben resolverse. De lo contrario, retrasarán las inversiones de las empresas y frenarán su adopción por los usuarios.
  7. Por consiguiente, instan a todos los agentes europeos (empresas, consumidores y gobiernos) a que trabajen juntos de una manera constructiva para afrontar esos retos y aprovechar plenamente el potencial económico y social de las redes mundiales de información. Se comprometen especialmente a aprovechar al máximo sus oportunidades de creación de puestos de trabajo, de explotación de nuevas formas de empleo (por ejemplo, el teletrabajo) y de mantenimiento de los niveles sociales y de una integración económica y una cohesión social mayores. Consideran fundamental evitar una división entre los que tienen acceso a la información y los que carecen de él, tanto en Europa como en todo el mundo.

Favorecer el crecimiento económico: desarrollo de los contenidos y del comercio

  1. Los ministros reconocen el notable potencial de la redes mundiales de información para favorecer el crecimiento económico, sobre todo gracias a unas comunicaciones más eficaces, a la creación de nuevos tipos de contenidos y al despegue del comercio electrónico. Consideran que es crucial aprovechar estas oportunidades para la futura competitividad europea y subrayan el compromiso de Europa de asumir su papel en la dinámica expansión del comercio electrónico mundial.
  2. Los ministros reconocen que los contenidos son un importante sector por derecho propio y un decisivo elemento motor del comercio electrónico. Consideran por tanto que el suministro de unos contenidos y servicios europeos de alta calidad constituye una importante prioridad económica e industrial y subrayan que unos contenidos y servicios ricos y variados no sólo satisfarán las necesidades de los consumidores europeos, sino que, en un entorno digital que favorece la diversidad, también resultarán atractivos para usuarios de otras zonas del mundo.
  3. Los ministros observan con satisfacción el compromiso de las empresas europeas, tanto grandes operadores como PYME innovadoras, que han sacado provecho de sus amplios conocimientos e inversiones para situarse con éxito en los mercados mundiales de la información y los multimedios. Estas iniciativas deben alentarse enérgicamente. La adopción rápida del uso de las redes mundiales de información, especialmente por las PYME, es crucial para la competitividad de éstas.
  4. Los ministros hacen hincapié en las oportunidades que el comercio electrónico brinda a las empresas y consumidores europeos. Para las empresas supone una mayor eficacia y capacidad de reacción, así como una reducción de los costes, y para las empresas pequeñas y de reciente creación, un medio para ampliar su ámbito de acción mucho más de lo que era posible anteriormente. Los ministros reconocen que los consumidores europeos también salen ganando con una mayor capacidad de elección, una mayor oferta de productos especializados, una información más completa sobre los productos, unos costes más bajos y un servicio más satisfactorio.
  5. Los ministros recalcan la importancia de los nombres de dominio de Internet para el desarrollo del comercio electrónico y apoyan el principio de un sistema internacionalmente reconocido y transparente de gestión del Sistema de nombres de dominio. Consideran imprescindible garantizar una representación europea adecuada en dicho sistema.

Un papel decisivo para el sector privado

  1. Los ministros reconocen el papel fundamental que está desempeñando el sector privado en la aparición de las redes mundiales de información, gracias sobre todo a sus inversiones en infraestructura y servicios.
  2. Los ministros consideran que la expansión de las redes mundiales de información debe realizarse en función del mercado y confiarse a la iniciativa privada. Estiman, concretamente, que la empresa privada debería dirigir la expansión del comercio electrónico en Europa.
  3. Los ministros observan con satisfacción el decisivo papel adoptado por las industrias europeas, especialmente mediante el diálogo comercial transatlántico, en el proceso conducente a los acuerdos de la OMC sobre la apertura de los mercados mundiales de comunicaciones y a la eliminación de los obstáculos arancelarios y de otro tipo a los productos de tecnología de la información. Instan a todos los agentes a que aprovechen este impulso y se sitúen también en vanguardia en el desarrollo de nuevos contenidos informativos y del comercio electrónico, garantizando así que Europa se beneficie plenamente del desplazamiento de la infraestructura a los contenidos.
  4. Los ministros observan con satisfacción la decisiva función desempeñada por la propia industria en el proceso de establecimiento de normas y consideran que la interoperabilidad comercial y tecnológica en un entorno competitivo constituye un factor crucial para el desarrollo futuro de las redes mundiales de información. Por ello alientan a las empresas europeas a participar activamente en las iniciativas de normalización internacional, así como a promocionar a escala mundial las ventajas específicas europeas.
  5. Los ministros subrayan la importancia vital del espíritu de empresa en la aparición de las redes mundiales de información, por lo que animan a la industria europea a movilizar sus considerables recursos en este ámbito y a aumentar al máximo la innovación y la creatividad con el fin de crear riqueza y empleo.
  6. Los ministros reconocen que el acceso al capital, concretamente al capital inicial y al capital riesgo, es crucial para las empresas de información nuevas y de alto crecimiento e instan a la comunidad financiera a proporcionar a las nuevas empresas y a las PYME prometedoras de Europa unos mecanismos flexibles y eficaces de obtención de capital, especialmente en las etapas iniciales e intermedias de su desarrollo. Los ministros estimularán procedimientos innovadores para orientar la inversión hacia este sector clave.
  7. Los ministros hacen hincapié en el papel que el sector privado puede desempeñar a la hora de proteger los intereses de los consumidores y de fomentar y cumplir normas éticas a través de sistemas de autorregulación que funcionen adecuadamente de acuerdo con el marco jurídico y apoyados por éste. Los ministros alientan a la industria a aplicar sistemas de valoración de contenidos abiertos e independientes de cualquier plataforma y a proponer servicios de valoración que satisfagan las necesidades de usuarios diferentes y tengan en cuenta la diversidad lingüística y cultural de Europa. Recuerdan que la Resolución del Consejo de la Unión Europea de 17 de febrero de 1997 sobre los contenidos ilícitos y nocivos en Internet apoya decididamente este planteamiento.

Dos importantes cometidos de los gobiernos: ofrecer un marco y fomentar nuevos servicios

Ofrecer un marco

  1. Los ministros reconocen que el sector público deberá desempeñar un papel activo para garantizar que las redes mundiales de información realicen su potencial.
  2. Los ministros coinciden en afirmar que cualquier marco normativo del comercio electrónico ha de ser claro y previsible, favorable a la competencia, asegurar un equilibrio justo entre la libertad de expresión y la protección de los intereses privados y públicos, especialmente la protección de los menores, y garantizar la protección de los consumidores.
  3. Los ministros subrayan que los marcos jurídicos generales deberán aplicarse en línea tal como se aplican fuera de línea. Dada la rapidez con que se crean las nuevas tecnologías, se esforzarán por elaborar normas neutras desde el punto de vista tecnológico, teniendo presente la necesidad de evitar toda regulación innecesaria.
  4. Los ministros están de acuerdo en trabajar por el establecimiento de dichos marcos, que darán confianza a los consumidores y animarán a las empresas a invertir.
  5. Los ministros respaldan el principio de una fiscalidad no discriminatoria sobre el uso de las redes mundiales de información. Coinciden en afirmar que la cuestión de la fiscalidad del comercio electrónico requiere la cooperación y, en los casos en que proceda, la coordinación internacionales para evitar distorsiones de la competencia.

Fomentar nuevos servicios

  1. Los ministros alientan el uso de redes en servicos públicos tales como la educación, la sanidad y el medio ambiente. Fomentarán su utilización para promover la “democracia electrónica” proporcionando información a los ciudadanos y facilitando las respuestas de éstos. Se servirán de las redes para acercar la administración a los ciudadanos y a las empresas, por ejemplo permitiendo realizar electrónicamente los trámites administrativos.
  2. Los ministros reconocen el decisivo papel que desempeña la competencia para fomentar nuevos servicios y también lo importante que es estimular el suministro de acceso a los servicos y redes mundiales de información a precios asequibles. Asimismo trabajarán en pro de un amplio y fácil acceso para todos a través de instalaciones públicas como las bibliotecas. Insisten en que la información del sector público tiene un valor considerable para los ciudadanos y la industria y constituirá un importante motor de las redes mundiales de información y se esforzarán por garantizar el acceso más amplio posible a la misma mediante el uso de nuevas tecnologías.
  3. Los ministros potenciarán las actividades de adquisición del sector público, que es uno de los principales clientes y usuarios de las redes mundiales de información, para aumentar la calidad de los servicios al público, la eficacia de las administraciones públicas y la partipación de los ciudadanos. Estimularán la cooperación entre el sector público y el sector privado para facilitar la creación de nuevos servicos y tecnologías.
  4. Los ministros fomentarán la investigación y el desarrollo para favorecer la innovación y crear una sociedad de la información de fácil acceso. Los ministros instan a los centros de investigación a intensificar la investigación cooperativa por medio de las redes mundiales de información, conectándose a través de toda Europa y con la “aldea global de la investigación”.

Es necesario infundir confianza

  1. Los ministros reconocen que es esencial infundir confianza en las redes mundiales de información garantizando el respeto de los derechos humanos y protegiendo los intereses de la sociedad en general, incluidos los de los productores y los consumidores, especialmente mediante una oferta de servicios leal y transparente, y hacen hincapié en la necesidad de que existan normas adecuadas sobre la legislación aplicable y los tribunales competentes, especialmente en los casos que afecten al consumidor.

Protección de la creatividad y de la inversión

  1. Los derechos de propiedad intelectual, especialmente los derechos de autor y los derechos conexos, son fundamentales para estimular la creatividad y la disponiblidiad de una masa crítica de contenidos y para potenciar el comercio electrónico en las redes mundiales de información.
  2. Los ministros se esforzarán por introducir rápidamente las modificaciones oportunas en el marco legislativo de los derechos de autor y derechos conexos con el fin de reconocer los nuevos fenómenos de la sociedad de la información y conseguir un entorno coherente y favorable a la creación y la inversión en Europa.
  3. Los ministros acogen favorablemente los dos Tratados de la OMPI adoptados en diciembre de 1996 y se esforzarán para que se ratifiquen y entren en vigor rápidamente. Los ministros recalcan la necesidad de una aplicación oportuna y completa del Acuerdo ADPIC.
  4. Los ministros también trabajarán en favor de un consenso mundial sobre las cuestiones que se están debatiendo mediante la participación activa en las actuales negociaciones internacionales, concretamente en el marco de la OMPI (por ejemplo, sobre protección de las prestaciones audiovisuales, protección sui generis de bases de datos que requiera inversiones considerables y marcas y nombres de dominio).
  5. Los ministros reafirman su compromiso de lucha contra la piratería, en especial la piratería en el sector de los servicios de acceso condicional, y se comprometen a aumentar la cooperación internacional en este ámbito y a perseguir esta forma de criminalidad de manera prioritaria.

Seguridad y confidencialidad

  1. Los ministros consideran que la seguridad de la información es una de las cuestiones fundamentales para la aparición de la sociedad mundial de la información y reconocen lo importante que es disponer de una potente tecnología de codificación para el comercio electrónico.
  2. Se esforzarán por conseguir la disponibilidad internacional y la libre elección de productos de criptografía y servicios interoperables, cumpliendo la legislación aplicable, con lo que se contribuirá de manera eficaz a la seguridad de los datos y a la confidencialidad de la información personal y empresarial. En caso de que los Estados tomen medidas de protección de las legítimas necesidades de acceso legal, tales medidas deberán ser proporcionadas y eficaces y cumplir las disposiciones pertinentes relativas a la intimidad. Los ministros toman nota de las directrices de la OCDE sobre política criptográfica acordadas recientemente como base para las políticas nacionales y la cooperación internacional.
  3. Los ministros alientan firmemente a la industria a promover la creación de tecnologías seguras de sistemas de información y comunicación.

Firmas digitales

  1. Los ministros subrayan la necesidad de crear un marco jurídico y técnico a nivel europeo e internacional que garantice la compatibilidad e infunda confianza en las firmas digitales, que constituyen una manera fiable y transparente de garantizar la integridad y la autentificación de los datos, documentos y mensajes tanto en el comercio electrónico como en las operaciones electrónicas entre ciudadanos e instancias públicas.
  2. Los ministros instan a la industria y a las organizaciones internacionales de normalización a que establezcan unas normas técnicas y de infraestructura mínimas en relación con las firmas digitales para garantizar la utilización segura y fiable de las redes y cumplir las exigencias de intimidad y protección de la información.
  3. Los ministros iniciarán los trámites necesarios para eliminar los obstáculos al uso de las firmas digitales en los ámbitos jurídico y empresarial y en la administración pública y para disponer el reconocimiento jurídico recíproco de certificados.

Responsabilidad de los agentes

  1. Los ministros subrayan la importancia de definir con claridad las normas jurídicas pertinentes sobre responsabilidad respecto a los contenidos de los diversos agentes participantes en el proceso que va desde la creación hasta la utilización. Reconocen la necesidad de hacer una distinción clara entre la responsabilidad de los que producen y ponen en circulación los contenidos y la de los intermediarios.
  2. Los ministros hacen hincapié en que las normas de responsabilidad de los contenidos se han de basar en un conjunto de principios comunes para garantizar reglas de juego uniformes. Por consiguiente, los intermediarios, como los operadores de red y los proveedores de acceso, en general, no deberán ser responsables de los contenidos. Deberá aplicarse este principio de tal manera que dichos intermediarios no estén sujetos a normas irrazonables, desproporcionadas o discriminatorias. En cualquier caso, no se deberá pretender que los servicios que ofrecen contenidos de terceros ejerzan un control previo de contenidos de los que no haya razón para pensar que son ilícitos. Deberá tenerse debidamente en cuenta si dichos intermediarios tienen motivos razonables para conocer los contenidos y posibilidades razonables de controlarlos.
  3. Los ministros consideran que las normas sobre responsabilidad han de hacer efectivo el principio de libertad de expresión, respetar los intereses públicos y privados y no imponer cargas desproporcionadas a los agentes.

Potenciar al usuario

Potenciar la participación de todos

  1. Los ministros se declaran favorables a las actividades de fomento de la sensibilización y el aprendizaje electrónico entre todos los sectores de la sociedad y la población de todas las edades. Los ministros apoyan el derecho de los usuarios a decidir de qué modo desean utilizar las redes mundiales en su vida diaria.
  2. Los ministros recalcan la importancia que tiene un amplio acceso a la tecnología de la información de los ciudadanos de los dos sexos y de todas las edades y formación, incluidos los residentes en zonas alejadas y los grupos desfavorecidos, como, por ejemplo, los desempleados de larga duración, las personas con minusvalía y las personas de edad avanzada. Los ministros fomentarán cualquier acción destinada a ofrecer contenidos en las lenguas de los usuarios, fomentando de este modo la diversidad lingüística.

Aprendizaje y educación electrónica

  1. Las redes mundiales de información podrán realizar su potencial máximo si todos los ciudadanos y empresas no sólo tienen los medios para acceder a los servicios que se ofrecen, sino que también pueden utilizarlos con confianza. Por consiguiente, los ministros apelan a la industria para que acelere el desarrollo de interfaces de fácil utilización con el fin de simplificar su manejo, incrementar los conocimientos informáticos y enfrentarse a los motivos de una utilización limitada o una actitud reacia a las redes. La gama de necesidades de los usuarios abarca desde lo más simple a lo más complejo y éstos han de tener la posibilidad de comprar soportes físicos y lógicos adecuados a sus necesidades.
  2. Los ministros fomentarán la innovación en los sistemas de enseñanza y formación profesional para que la información que se ofrece en las redes se aproveche para el aprendizaje en todos los niveles, desde la enseñanza primaria hasta el nivel de postgrado, así como en el aprendizaje a lo largo de la vida.
  3. Los ministros reconocen el decisivo papel que pueden desempeñar los profesores en la preparación de los jóvenes para la sociedad de la información y subrayan el especial esfuerzo que se ha de realizar para que éstos incorporen contenidos multimedios a sus programas de enseñanza a partir de la escuela primaria. Desde una edad temprana, los niños deberán recibir una formación de aprendizaje electrónico, para que se familiaricen con la utilización de las nuevas tecnologías de la comunicación y las redes mundiales de información.

Protección de los datos

  1. Los ministros declaran con firmeza que los datos personales de los usuarios de las redes mundiales de información sólo deberán recogerse y tratarse en caso de que el usuario haya dado su consentimiento consciente o de que su recogida o su tratamiento estén autorizados por la ley y se ofrezcan las garantías jurídicas adecuadas y las herramientas técnicas para proteger el derecho del usuario a la intimidad.
  2. Los ministros acuerdan un esfuerzo común en favor del establecimiento de principios mundiales sobre libre circulación de la información, protegiendo al mismo tiempo el derecho fundamental a la intimidad y los datos personales y empresariales, basándose en el trabajo emprendido por la UE, el Consejo de Europa, la OCDE y las Naciones Unidas.
  3. Los ministros reconocen el principio de que en las situaciones en las que el usuario puede decidir mantenerse en el anonimato fuera de línea también pueda hacerlo en línea.
  4. Los ministros instan a la industria a aplicar medios técnicos para garantizar la intimidad y proteger los datos personales en las redes mundiales de información, como la navegación, los medios de pago y el correo electrónico anónimos.

Facilitar la elección del usuario

  1. Los ministros instan a la industria del soporte lógico a facilitar las herramientas necesarias que permitan al usuario seleccionar los tipos de contenidos que desea recibir o que desea no recibir, para enfrentarse a la sobrecarga de información y a los contenidos no deseados o nocivos.
  2. Por consiguiente, los ministros se felicitan por la creación de potentes servicios y herramientas lógicas que permiten la búsqueda y la obtención de información y la entrega directa al usuario de la información específicamente solicitada.
  3. Los ministros recalcan lo importante que es disponer de mecanismos de filtrado y sistemas de valoración que permitan a los usuarios decidir acerca de los tipos de contenidos a los que desean acceder o a los que desean accedan los menores que están bajo su tutela.

Basarse en los puntos fuertes de Europa

  1. Los ministros consideran que Europa goza de una ventajosa posición en muchos aspectos y ello va a contribuir decisivamente al desarrollo de las redes mundiales de información. Por ello es fundamental basarse en dicha posición.
  2. Los ministros reconocen que la sólida base europea en tecnología e infraestructura va a constituir una ventaja estratégica. Señalan, concretamente, los éxitos de Europa en la creación de normas muy importantes para la redes mundiales de información, su liderazgo en el despliegue temprano de las redes de telecomunicación digital avanzada y en el desarrollo de tecnologías de comercio electrónico trascendentales, como las tarjetas inteligentes. Reconocen el decisivo papel que ha desempeñado la liberalización de las telecomunicaciones en Europa en la instauración de las redes mundiales de información y en el desarrollo del comercio electrónico en Europa. Se comprometen a la plena y oportuna apertura de los mercados de telecomunicaciones, con arreglo a anteriores compromisos y acuerdos internacionales.
  3. De igual manera, los ministros reconocen que la creación de contenidos constituye otros de los puntos fuertes de Europa. Consideran que la diversidad cultural y lingüística, que constituye la esencia del patrimonio común europeo, también representa una ventaja comercial definida en el nuevo entorno de las redes mundiales de información. Con esta perspectiva, los ministros fomentarán las actividades destinadas a difundir contenidos culturales, la creación y la utilización de herramientas de TI y los métodos que faciliten el traspaso de información entre distintas lenguas, así como los actuales esfuerzos internacionales de normalización para que las lenguas con distintos conjuntos de caracteres puedan ser utilizadas a través de las redes.
  4. Los ministros reafirman que es necesario estimular una industria europea de contenidos y servicios fuerte y variada. Observan con satisfacción que las empresas europeas de multimedios ya están empleando amplios recursos y conocimientos para poner en marcha servicios y productos basados en la información de elevado valor en las redes mundiales de información. Observan asimismo que PYME europeas extremadamente innovadoras especializadas en ámbitos tan diversos como la producción multimedios, el tratamiento avanzado del lenguaje y la búsqueda de información se están situando con éxito en los mercados mundiales. Los ministros promoverán activamente la innovación en los contenidos y los servicios mediante una activa fecundación recíproca entre las empresas audiovisuales, de telecomunicaciones y editoriales de Europa. Los ministros proponen a la industria europea el reto de continuar aprovechando dichas oportunidades y a los gobiernos el de fomentar de manera concreta dichas iniciativas.
  5. Los ministros hacen hincapié en la contribución que pueden hacer las redes de información mundial al proceso de integración europea. La libre circulación de la información y la eliminación de los inconvenientes del tiempo y la distancia permiten a las empresas, los consumidores y los gobiernos de todos los países europeos, especialmente a los candidatos a la adhesión a la Unión Europea, tener acceso a la misma información en las mismas condiciones y ser proveedores de información y servicios, así como usuarios. Una mayor competencia en el mercado reducirá el coste de la necesaria inversión en infraestructura y de utilización de la red.

Consolidar la dimensión internacional

  1. Los ministros reafirman el carácter fundamentalmente transnacional de las redes mundiales de información. Señalan especialmente que el comercio electrónico es, por su propia naturaleza, mundial. Los ministros reafirman que la cooperación internacional es fundamental para enfrentarse a los obstáculos que limitan la plena realización del potencial de las redes de información mundial y garantizar un pleno aprovechamiento no sólo en países concretos, sino en toda Europa y en todo el mundo.
  2. Los ministros apoyan la interconexión de las redes europeas y las de los países industrializados y en vías de desarrollo, las actividades de cooperación, especialmente con los países de Europa Central y Oriental y los países mediterráneos, y la colaboración en el contexto de los proyectos piloto del G-7, especialmente el del mercado mundial de las PYME.
  3. Los ministros reconocen que recientes acuerdos trascendentales -como el acuerdo de la OMC sobre telecomunicaciones básicas, el acuerdo sobre tecnología de la información y los acuerdos bilaterales de reconocimiento mutuo sobre procedimientos de certificación- van a tener una repercusión positiva en las redes mundiales de información, al estimular la competencia, reducir los costes y crear nuevas oportunidades, especialmente en el ámbito del comercio electrónico, en provecho de todos los usuarios.
  4. Los ministros aconsejan que se haga pleno uso de los foros multilaterales para consolidar la cooperación internacional, al tiempo que se garantiza la adecuada coordinación de sus actividades. Con este espíritu, los ministros cooperarán estrechamente entre sí y dentro del Consejo de Europa, la OCDE, la OMC y otros foros internacionales competentes con el fin de determinar y eliminar los obstáculos que dificultan la utilización del comercio electrónico, impedir el establecimiento de nuevos obstáculos y fijar un marco jurídico claro y previsible a escala nacional y, cuando proceda, europea y mundial.
  5. Los ministros reconocen los desafíos específicos que plantea el uso indebido de las redes mundiales de información. Por consiguiente, consideran que en este ámbito es fundamental la cooperación internacional. Los ministros alentarán activamente la consolidación de la cooperación policial y judicial, especialmente en el ámbito de la formación tecnológica y la asistencia recíproca, con el fin de impedir y combatir los contenidos ilícitos y los delitos de alta tecnología. Apoyan el establecimiento de redes internacionales de líneas directas.
  6. Los ministros se congratulan por la reciente iniciativa de la OCDE orientada a realizar un estudio comparativo de las legislaciones nacionales y un intercambio de experiencias sobre los contenidos ilícitos en Internet. Apoyan un planteamiento tanto multilateral como europeo y consideran que la dimensión internacional es decisiva para infundir confianza en las redes de información mundial.

Seguimiento

  1. Los ministros piden al Foro de la Sociedad de la Información y al Foro UE/PECO que estudien posibles medidas para incrementar la sensibilización general en Europa, como la celebración del “Día de la sociedad de la información” a escala europea.
  2. Los ministros se declaran a favor de las sugerencias formuladas por varios países de organizar actividades especializadas en 1998 para profundizar en las cuestiones específicas abordadas en esta Conferencia.
  3. Los ministros se comprometen a continuar desarrollando sus estrategias nacionales y planes de acción y a consolidar su cooperación a escala europea e internacional para promover el suministro y la utilización de las redes mundiales de información basándose en los principios de la presente declaración.

Bonn, 8 de julio de 1997

Home - Gate - Back - Top - Bonn finales - Relevant